Primero conecta, luego corrige
Primero conecta, luego corrige

FECHA

Los niños -como todas las personas- cometen errores. 

Algunas veces no te escucharán. 

Otras decidirán probar si lo que pensaban era cierto. 

Habrá ocasiones en las que tendrán el coraje de llevarnos la contraria, pudiéndose equivocar o reafirmarse en lo que ellos creían.

Cuando comentan un error, cuando se equivoquen, cuando caigan, cuando sufran por las consecuencias, por favor, cariño, empatía y conexión.

Más tarde, cuando estemos todos tranquilos, tendremos tiempo de hablar, reflexionar, analizar qué ha pasado, qué solución podrían haber tomado, cómo podrán hacerlo la próxima vez… 

Corregir de primeras, cuando hay un claro error o sufrimiento, no sirve más que para añadir culpa, humillación o vergüenza.

Y tú, en caliente, por el enfado, la ira o el miedo al pensar que podría haberse hecho daño, tampoco vas a estar en tus mejores condiciones para afrontar esa conversación, pudiendo hacer o decir cosas de las que más tarde, puede que te arrepientas.

“Tu hijo te necesita siempre, y cuando se equivoca, te necesita aún más”. 

Así que recuerda que tienes un papel fundamental en esos momentos si quieres fomentar y cuidar el vínculo y la conexión con tus hijos.

Primero conecta con él o ella, y luego, ya vendrá la corrección.

¿Recuerdas alguna vez que te equivocaras, cometieras algún error o las cosas no salieran como tú esperabas? ¿Cómo te sentías? ¿Qué necesitabas? Si te apetece, déjame tu reflexión en los comentarios.

Un abrazo y gracias por estar aquí,

¿Aún no estás inscrita al boletín semanal de Educar en Calma? ¡No te lo pienses más! Cada semana comparto contenido exclusivo y ofertas especiales para ayudarte en la crianza de tus hijos/as y mejorar la conexión de todos los miembros de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.