bebés alta demanda
Bebés de alta demanda, un gran reto para las familias

FECHA

En el artículo de hoy vamos a enfocarnos en los bebés de alta demanda, para ayudar a las familias que tienen un niño o una niña con estas características y poder aportarles un poquito de luz y calma en la crianza y educación de su hijo.

Durante mucho tiempo se ha pensado que los bebés comen y duermen, pero los que estamos rodeados de niños sabemos que el mito del bebé no es real. Lo normal es que las primeras semanas con un recién nacido al lado sean agotadoras y veamos la necesidad real de tener una tribu cerca para criar a un bebé.

Sin embargo, cuando hay un bebé de alta demanda la situación es aún más intensa si cabe y, a menudo, acuden a mí mamás que están física y emocionalmente agotadas y que ya no saben qué hacer.

¿Cómo son los bebés de alta demanda?

Los bebés de alta demanda son bebés normales. No tienen ningún diagnóstico particular, simplemente perciben el mundo de una forma diferente, tienen unas conexiones cerebrales que van más rápidas y necesitan de mayor sostén físico, mental, emocional y espiritual.

El término se lo debemos a Dr. William Sears, el cual experimentó en su propia piel cómo era su cuarta hija en comparación con sus otros hijos mayores. Veía que no tenía ninguna patología y que sin embargo, era una niña que se comportaba de una manera muy demandante y agotadora para los adultos, que siempre necesitaba atención, era inquieta, intensa y parecía nunca estar satisfecha.

He de decir que los bebés, al ser seres totalmente dependientes de los adultos y especialmente de su figura de referencia, tienden a tener una necesidad de conexión y de demanda que es biológica.

Los adultos, con nuestro ritmo frenético de vida, nuestras libertades y nuestro poco contacto con la infancia somos muy propensos a poner etiquetas y a sentir que nuestros hijos “no son normales” porque “quieren estar todo el día al pecho”, “no le gusta el carrito” o no duerme toda la noche del tirón” pero son cosas normales y habituales.

Así que antes de sacar alguna conclusión, vamos a ver las características que como veréis, son bastante subjetivas.

Características de los niños de alta demanda

  1. Son demandantes, necesitan atención de forma continuada -esto es normal en los bebés- pero los papás y las mamás suelen expresar que “todo el tiempo es poco para ellos y siempre quieren más”, ya sea tiempo, atención, afecto, cariño…
  2. Tienen una sensibilidad especial, haciendo que se sobresalten cuando perciben un estímulo, luz o sonido. Sus emociones están a flor de piel -normal en la infancia- pero con un grado de sensibilidad que les hace prestar especial atención a posibles sonidos, luces, estímulos…
  3. Son absorbentes, requieren de grandes dosis de energía y les cuesta parar.
  4. Intensidad brutal. Los papás y las mamás que viven con un niño de alta demanda expresan con frecuencia el nivel de intensidad en las emociones con las que viven las cosas. Ya sea alegría, tristeza, ira, asco… todo será llevado a la máxima expresión, viviendo todo con mucho corazón.
  5. Son impredecibles, no sabes si mañana te funcionará lo que hoy te ha servido. Así lo describen las familias, por lo que la creatividad debe estar entre tus cualidades.
  6. Duermen poco y se despiertan frecuentemente. Aunque hemos dicho que se mueven un montón y que tienen mucha energía, duermen siestas cortas y se despiertan de forma muy frecuente por la noche.
  7. Acompañando al tema del sueño está la alimentación. Los bebés de alta demanda sienten paz cuando se alimentan: estar sostenidos y acurrucados en los brazos de mamá -o papá- les produce sensación de confort más allá de alimentarse.       El hecho de succionar y la conexión que se produce les tranquiliza, por este motivo, los inventos que hacen que los bebés se puedan llegar a alimentar sin necesidad de que esté un adulto, además de no ser recomendables para ningún bebé, no funcionarán con un bebé de alta demanda.
  8. Necesitan contacto físico. Sabemos que es una necesidad biológica, que han pasado 9 meses dentro de vientre materno y necesitan ser sostenidos, acunados, necesitan escuchar el latido del corazón -algo que relaja porque es muy familiar para ellos- . Sin embargo, es frecuente escuchar a las mamás y papás de bebés de alta demanda expresar que es imposible dejar de tenerlos encima, tienen la necesidad continua de estar pegados a mamá o papá.                                                    Como recomendación personal te diré que el porteo te ayudará enormemente a poder llevar a tu peque bien pegadito y a la vez, poder hacer algo que necesites, aunque cuidar de un ser ya es una tarea lo suficientemente grande como para pedirse mucho más, así que bajemos expectativas y a cuidarse.
  9. La palabra insatisfacción la suelen repetir las familias con niños de alta demanda porque es la sensación que tienen de que sus hijo nunca están bien, calmados y tranquilos.
  10. La separación para ellos no es sencilla, son muy sensibles y aunque conozcan a los cuidadores, es un momento de máxima angustia.
  11. Hiperactividad, en modo alerta de forma permanente, siempre preparados para moverse, para la actividad, expectantes, teniendo incluso el tono muscular elevado.
  12. Incapaces de calmarse solos, necesitan al adulto para ello en casi todos los momentos del día: dormir, relajarse, tranquilizarse, contenerse, autorregularse,..

En teoría, para saber si nuestro hijo es un niño de alta demanda debería de cumplir gran parte de estos doce puntos y por supuesto, es importante tener claro que no se trata de nada malo, sino de una forma de percibir la realidad con más intensidad.

Consejos para papás y mamás con niños de alta demanda

  1. Cuídate, es más necesario que nunca cuando tienes un bebé de alta demanda.
  2. Ten en cuenta tu realidad y no la compares con otra. Tu hijo/a es único y vuestra familia también.
  3. Atiende sus necesidades, no son caprichos. Tu hijo/a tiene una percepción del mundo diferente y necesita tu presencia para regularse -casi siempre- pero gracias a esta situación, aprenderás muchas cosas de tu peque y también de ti mismo.
  4. El carácter de cada persona es único, no intentes cambiar a tu peque, será en vano. Necesita tu seguridad y aceptación incondicional.
  5. Intenta tener un estado de calma y serenidad para acompañarte en tu maternidad y paternidad, pasarás momentos complejos y poder atender a tu bebé como necesita requiere de energía física y mental.
  6. Ten rutinas en tu día a día para proporcionarle ese marco de referencia en el que sienta seguridad y anticipación con lo que va a ir ocurriendo.
  7. Háblale de emociones desde muy bebé, con un lenguaje que entienda y que pueda utilizar para ir describiendo cómo se siente. Al ser niños y niñas que tienen una sensibilidad especial, necesitan tener un lenguaje rico para expresar sus estados.
  8. Los límites tienen que existir siempre, independientemente de que nuestros hijos sean de alta demanda o no. Esto también da un marco de actuación para todos.
  9. Aprende a ser amable y firme a la vez, a educar desde el respeto y con respeto. Jugarás con ventaja
  10. Acepta de forma incondicional a tu hijo, dale todo tu amor siempre y disfruta de él o ella porque crecen muy deprisa.

Hasta aquí el artículo de hoy, espero que te sirva, te nutra y te aliente si tienes un bebé de alta demanda. Y si quieres comentarnos cómo es la experiencia teniendo un bebé de alta demanda adelante, seguro que a la comunidad de familias de Educar en Calma nos viene fenomenal. Te leemos en comentarios.

Un abrazo y gracias por estar aquí,

Photo by Dani Guitarra on Unsplash

1 comentario en “Bebés de alta demanda, un gran reto para las familias”

  1. Me identifico mucho con todo lo que has escrito, cuando mi hijo mayor era un bebé siempre pensé que era de alta demanda, atención, actividad, contacto, despertares frecuentes, intensidad…la verdad que la crianza no se torna fácil cuando esto sucede, pero todo va pasando, hoy con 5 años sigue siendo intenso, de carácter fuerte, muy sensible, activio, con necesidad de atención, contacto…pero todo ello le hace especial y maravilloso. Es mi mayor maestro y quien nos muestra el camino, nos ayuda a crecer como padres y como seres humanos. Ánimo a tod@s las que estáis igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *