Aplicar la Disciplina Positiva a nuestra pareja

FECHA

¿Se puede aplicar la Disciplina Positiva a nuestra pareja? Es una pregunta que muchas de vosotras me hacéis a través de Instagram sobre todo ya que es la red social en la que esto más activa y os muestro un poquito de mi día a día en las historias. 

Cuando hice la certificación de Disciplina Positiva la vida me cambió para bien. Ya os he contado alguna vez que fue un proceso un poco diferente al de mis compañeras porque yo estudié magisterio, fui madre y ya impartía talleres para familias cuando la Disciplina Positiva, con este nombre, llegó a mi vida. 

De hecho, me agradó ver que muchos puntos yo ya los tenía adquiridos previamente, solo que ahora tenía, además, nuevas herramientas y recursos que me servirían para poder seguir facilitando talleres mucho más completos. 

Disciplina Positiva para parejas

La formación de familia me llenó plenamente, lo reconozco, y yo seguí leyendo, aprendiendo, haciendo formaciones, nutriéndome y también estando en contacto con familias. 

Pronto me di cuenta de que la primera familia es la pareja y que los principios eran aplicables tanto a parejas, como a compañeros de trabajo, a nuestros padres, suegros, amigos, empresas… 

Así que empecé a llevar los principios de la Disciplina Positiva a las parejas, porque nunca es pronto ni tarde para relacionarnos con una sólida base fundamentada en la dignidad y el respeto. 

Cuando hablaba con familias me daba cuenta de que en el momento en el que teníamos hijos las relaciones de pareja comenzaban a cambiar y, aunque somos muchas las que continuamos juntas, había otras que no podían resistir el huracán que supone el primer hijo. 

Entiendo que es debido a una situación nueva para ambos, en la que la madre se ve desbordada física y emocionalmente, el padre no termina de encontrar su espacio, la familia que invade los hogares con visitas, llamadas y consejos que no siempre son pedidos, relaciones de amistad que se ven afectadas, descanso que se ve interrumpido, miedos, emociones nuevas… 

¿Y cómo ayuda la Disciplina Positiva a las parejas?

A mí personalmente me ayudó a darme cuenta de la persona que tenía a mi lado aún más profundamente porque analizamos cómo cada persona tiene una lógica privada que le hace percibir de una forma particular, interpretar esa realidad (que no tiene por qué ser la misma que la tuya), montar un sistema de creencias y tomar decisiones. 

Además, en la formación de parejas vimos a través de distintas actividades como la vida en pareja no es sencilla, que cada uno de nosotros tiene unas experiencias previas que nos hacen ser como somos y relacionarnos así, que tenemos una plantilla de personalidad que en momentos de tensión sale y nos hace reaccionar de diferente forma (es impresionante cómo mejoran las relaciones cuando sabemos cuál es la plantilla de personalidad de nuestra pareja y comprendemos que tiene unas necesidades que no son las nuestras), también se ven cosas que parecen secundarias pero que son importantes en el día a día como son las tareas de la casa, la sexualidad, la familia política, el dinero… 

Voy a publicar un próximo post con 5 herramientas para aplicar la Disciplina Positiva con nuestra pareja pero antes de comenzar con las herramientas, quería poner un poco de base teórica para que todos podamos asentar bases y ver que se cumplen los principios. 

Es algo que lleváis preguntándome tiempo porque sabéis que en España ya hay algunas compañeras que están certificadas en Disciplina Positiva para Parejas (han viajado fuera de España para certificarse) y otras estamos recién certificadas en la primera promoción de España. 

Creo que la Disciplina Positiva puede mejorar nuestra forma de relacionarnos con el mundo y, por supuesto, con nuestra pareja, consiguiendo tener unas relaciones más bonitas y profundas, compartiendo nuestro ser más profundo tratando a las personas con amabilidad, firmeza, dignidad y respeto. 

Hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado y que esperéis con ilusión el siguiente post con herramientas que seguro que os ayudan un montón.  

Y si quieres que hablemos a nivel personal, te espero en la asesoría familiar. Puedes reservar tu cita pulsando en el siguiente botón:

Un abrazo y gracias por estar aquí,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *