LA ADOLESCENCIA EN TIEMPOS DE PANTALLAS

FECHA

¿Cuántas noches has pasado meciendo a tu bebe para que se duerma? ¿Cuántas rabietas habéis superado juntos? ¿Cuántas veces habéis leído el mismo cuento antes de dormir?

Pero ahora tu bebé precioso te saca una cabeza de altura y para él o ella has pasado de ser su persona favorita, a ese padre o madre que no se entera de nada y no tiene ni idea sobre la vida, ¡mucho menos sobre la suya!

¡HORROR! Ha llegado la temida adolescencia, esa etapa en la que su grupo de iguales asciende al primer puesto en su lista de prioridades y tú, desciendes al último.

¿Te encuentras antes esta situación? Tranquil@, vais a salir vivos de ella.

Es cierto que entramos en una etapa desconocida para la familia, diferente a lo que estábamos acostumbrados hasta ahora en la crianza de nuestros hijos. Las herramientas que utilizábamos en la primera infancia han dejado de funcionar y nos surgen multitud de dudas sobre cómo gestionar este periodo.

¡Pero tenemos un as bajo la manga!

Gracias al amor y a todo lo que hemos sembrado en la primera etapa de nuestros hijos, hemos creado unas raíces sólidas, y partiendo de ahí, todo será mucho más fácil de gestionar.

Tenemos que ser conscientes de que ha llegado el momento de salir de nuestra zona de confort.

Nuestros hijos entran en una fase de evolución, de descubrimiento de la sexualidad y de definición de su nueva identidad, por lo que las familias debemos adaptarnos, ser flexibles y acompañar este proceso desde la comprensión. ¡Nos toca unirnos a la revolución!

¿CÓMO HA CAMBIADO LA ADOLESCENCIA EN LAS ÚLTIMAS GENERACIONES?

Todo evoluciona, por lo que en relación a la adolescencia no iba a ser diferente. Y sí, en esta evolución tenemos que incluir las nuevas tecnologías.

Dispositivos al alcance de nuestro jóvenes que no saben gestionar de forma adecuada en cuanto a tiempos, usos y riesgos, principalmente porque aún no tienen la capacidad de hacerlo, no están preparados.

El “regalo estrella” de nuestros hijos en su primera comunión ha pasado de ser un walkman o cámara de fotos a una tablet o teléfono móvil y lo peor, con acceso a internet.

Y no hay ninguna duda de que ese regalo se le hace con la mayor ilusión del mundo. En la mayoría de ocasiones, ni los adultos somos conscientes de los peligros que acechan tras esa pantalla.

Ante esta situación, la mejor prevención es hacer consciente a los jóvenes de esos peligros, de que hay personas que se aprovecha de la inocencia de los niños, con las graves consecuencias que eso conlleva.

Nosotros lo adultos debemos observar, estar atentos a cualquier cambio en el comportamiento de nuestros hijos. Podemos pensar que esos cambios de humor se deben a la edad, a la etapa que están viviendo y al indagar descubrir que hay algo más grave detrás.

NO LE TENGAMOS MIEDO A LA TECNOLOGÍA

Y después de todo lo que te he contado pensarás, ¡cómo no vamos a tenerle miedo!

Pero no, no he venido a decirte que escondas los dispositivos móviles de casa. Todos hacemos uso de ellos cuando tenemos que hacer alguna tarea urgente o estamos tan cansados, que necesitamos un respiro.

La tecnología está entre nosotros y ha venido para quedarse. Es muy importante aprender a gestionarla y saber aprovechar sus beneficios, dentro de unos límites seguros.

Debemos tener claro que las tecnologías están a nuestro servicio, no al revés, y que su uso inadecuado o excesivo, conllevan muchos riesgos tanto para nuestros hijos como para la sociedad en general.

De ahí la importancia de regularla, de definir unas bases comunes para todos, con las que poder abordar este tema.

Y para ello, mi gran amiga Carmina Benamunt @carminabenamut se comprometió en nuestro directo de Instagram a abanderar la causa, por lo que está volcando toda su energía y esfuerzo en conseguir una ley que establezca una edad mínima de acceso a internet y para ello, ha creado una petición que te animo a firmar en el siguiente enlace:

PARA FINALIZAR, UN MENSAJE DE CALMA…

La adolescencia es un proceso más de maduración del ser humano. Una fase maravillosa de descubrimiento, de tránsito hacia la persona adulta y madura en la que se convertirán nuestros pequeños. No la afrontes con temor, DISFRÚTALA.

La vida está llena de retos que debemos interpretar como oportunidades para crecer junto a nuestros hijos.

Espero que este artículo te haya servido para tomar conciencia sobre los peligros que acechan a nuestros adolescentes tras las pantallas. Me encantará leer tu opinión al respecto y que me cuentes cómo estás afrontando la adolescencia y las dudas e inquietudes que tengas sobre esta etapa, te espero en comentarios.

Un abrazo y gracias por estar aquí,

Photo by Elin Tabitha on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *