parejas en calma
7 recursos respetuosos para reconectar con tu pareja

FECHA

Es bastante frecuente que intentemos educar a nuestros hijos desde el paraguas de la educación positiva, buscando el respeto mutuo, la dignidad, ganarnos la cooperación de los niños, mostrándoles y demostrarles nuestro amor incondicional.

Pero en muchas ocasiones, al hablar de la pareja, nos resulta difícil actuar de la misma forma que con nuestros hijos.

Las críticas, juicios, desprecios -de forma consciente o inconsciente- tenemos que reconocer que están ahí, formando parte de nuestro día a día, y seguro que mucho más de lo que nos gustaría.

La llegada de los niños, al igual que otro muchos retos de la vida, hace que los cimientos de nuestra relación se tambaleen y de forma frecuente, nos oímos diciendo frases del tipo “es que bastante tengo con un hijo para tener otro más”, “es que como mi pareja no se ponga las pilas”…

Y en esta vorágine de reproches y críticas, nos vamos desconectando.

En el post de hoy te muestro 7 recursos respetuosos, 7 herramientas que van a ayudarte a conectar con tu pareja y reforzar vuestro vínculo, ese sentimiento de pertenencia que todo ser humano necesita y con el que vas a conseguir hacer un buen equipo.

¿Una pareja para toda la vida?

Entendemos la educación respetuosa como una metodología educativa, pero realmente, educar en calma es una filosofía de vida, una filosofía de relación con los demás donde hay consciencia, calma, desarrollo cerebral, empatía, comprensión, y compasión.

Es importante recordar que nos enamoramos de una persona con unas características únicas, especiales, que seguramente fueron las que te atrajeron de esa persona.

Pero quizás con el paso del tiempo, esas características ya no te hacen tanta gracia o incluso te ponen un poquito de los nervios, ¿verdad?

Eso que tanto te gustaba de esa persona, ya no te gusta tanto, y a veces, por el ritmo de vida que llevamos, la falta de tiempo, de dedicación e implicación, nos vamos distanciando, porque el paso del tiempo es peligroso y hace que nos relajemos y confiemos.

Creo que es un gran error pensar que esa persona a quien elegimos para formar una familia, pase lo que pase, va a estar ahí, eternamente, y es un error que todos en algún momento de nuestra vida cometemos.

No hay que dar las cosas por hecho, tenemos que cuidar nuestra relación, nutrirla, valorar y mimar los pequeños detalles. Somos familia antes de ser padres y ese vínculo, hay que cuidarlo si queremos llegar de la mano al fin del camino, reeligiéndonos todos los días de nuestra vida.

FAMILIA = PAREJA + HIJOS

Sé que hay muchos tipos de familia, todas diferentes, especiales, únicas y maravillosas, pero en este post me centro en las relaciones de pareja.

Y cuando hago referencia a la ecuación de FAMILIA = PAREJA + HIJOS es porque en muchas ocasiones, las parejas tienen la creencia errónea de que la pareja y la familia son dos cosas diferentes, que la familia aparece al tener hijos y nada más lejos de la realidad.

«No necesitas tener hijos para tener el título de familia, al igual que no necesitas tener pareja para formar una familia».

Los hijos se añaden a la pareja, a la ecuación, hasta que deciden irse para formar sus propias familias.

Piensa que tus hijos van a volar, y está bien que lo hagan, aunque nos duela un poquito, que los veamos relacionarse con otras personas, tener pareja, mudarse, estudiar, es ley de vida.

Y cuando eso ocurra, con quien me voy a quedar es con mi compañera o compañero de viaje, por lo tanto, es importante que le dediquemos tiempo, cariño y espacio a reforzar esa conexión y confianza.

Es fundamental buscar esos ratitos, ese tiempo que antes de ser padres nos dedicábamos a mirarnos, abrazarnos, contarnos nuestros deseos, anhelos y proyectos.

Pasar un rato viendo la televisión juntos cuando los niños se van a la cama es pasar tiempo en compañía del otro, pero no es tiempo conectando, viéndonos y nutriéndonos, el tiempo que realmente necesitamos como pareja.

7 recursos respetuosos para reconectar con tu pareja

Ha llegado el momento de hablar sobre herramientas, unos recursos respetuosos que te propongo para que empieces a implementarlos desde ya, fáciles, sencillos, para toda la familia y llenos de aliento.

  • COMUNICACIÓN EFECTIVA Y AFECTIVA

Una buena comunicación tiene que ir de la mano de una buena escucha activa, porque… ¿escuchamos de forma activa, reflexionando y pensando o escuchamos para responder?

Esa es la gran diferencia entre escuchar o realizar una escucha activa donde estás asintiendo, con tus orejas abiertas, con tus ojos abiertos, con una predisposición de te miro, te veo, te atiendo, estoy aquí por y para ti.

En esta escucha activa los dispositivos móviles no tienen cabida y lamentablemente cada vez ocupan más espacio.

Habrá personas que digan que no tienen tiempo de hacer una comunicación o escucha, pero deberíamos ser honestos y valorar si realmente no tenemos tiempo o si se trata de priorizar.

  • ENFOQUE EN SOLUCIONES

Porque siempre hay una solución ante una dificultad, lo único en esta vida que no se puede solucionar es la muerte.

Y lamentablemente, hay palabras que duelen mucho. 

La clave está en querer hacerlo y no tirar balones fuera. Siempre podemos esforzarnos y como equipo, ir de la mano a superar los retos del día a día.

Qué hacemos, cómo lo hacemos, cómo nos organizamos,, cuando no puedas más mándame un mensaje, esto no lo se hacer, qué se hace con el niño cuando te dice esto, poder apoyarnos en nuestra pareja y obtener respuesta, es fundamental para que el equipo funcione.

  • COOPERACIÓN Y CONFIANZA

Esto es algo que tenemos que generar nosotros.

Sentido del humor cuando nos equivocamos, vamos a reconocer nuestros errores, vamos a reírnos de nosotras mismas.

A veces nos lo tomamos todo demasiado en serio. Criar es una cosa seria, sí, pero humor hay que ponerle a la vida y a veces, hay que reconocer que la hemos liado, porque nos equivocamos y porque el humor entre nosotros no puede faltar.

Vamos a generar esa confianza al decirle que sí,  que está capacitado.

Es la primera vez que nos enfrentamos a un recién nacido, la primera vez que nos enfrentamos a una rabieta, la primera vez que nos enfrentamos a un niño de siete años, es una primera vez para todo y para todos.

Podemos conectar, cooperar y generar esa confianza, ese aliento, ese creo en ti.

  • REUNIONES DE PAREJA

Unos espacios que nos permitan exponer esas cosas que no nos gustan, que no están saliendo bien o que no nos hacen sentir bien.

Poder trabajar todos esos puntos desde la calma, en un encuentro al que vayamos con todo lo que nos preocupa, con todo eso en lo que nos gustaría trabajar, pudiendo hablar sin la carga emocional del momento, pasados unos días, en calma y con calma, buscando soluciones juntos.

Para eso sirven las reuniones de pareja, para poner espacio y tiempo, para que nuestro cerebro esté receptivo a la escucha, porque en el momento, en caliente, nadie escucha.

  • MODELAR CON NUESTRO EJEMPLO

A través de la reflexión se consiguen muchas cosas.

Nuestra pareja nos observa y cuando ve que cantando una canción consigues que recojan o que si les das dos opciones limitadas no estás negociando si hay ducha o no, estás negociando si hay ducha en tu bañera o en la mía, empiezan a intentarlo.

Y las primeras veces que intenten modelar, les saldrá fatal, pero poco a poco, a través de nuestro ejemplo, van absorbiendo muchas cosas que aprenderán a implementar poquito a poco, a base de práctica. 

Así que confía en cómo lo estás haciendo porque estás siendo modelo de buenas conductas también con tu pareja, así que genera empatía con su esfuerzo y toma de consciencia.

Quizás esté haciendo algo que nunca han hecho, incluso que no han hecho con él, pero lo están intentando implementar.

  • RESPETO MUTUO

Yo te respeto a ti, tu me respetas a mí y yo me respeto a mi misma.

La parte del respeto es fundamental, a veces somos las que peor nos tratamos a nosotras mismas, no vemos lo cansadas que estamos, el sueño que tenemos, lo mal que estamos comiendo, que no tenemos tiempo ni para echarnos suavizante en el pelo -que incluso lo llegamos a considerar autocuidado-.

Hay que cuidarse y quererse, y de eso va el último recurso que te propongo hoy. 

  • AUTOCUIDADO

Tanto nosotros como nuestra pareja, porque cuando nos sentimos bien, educamos mejor. 

¿Os estáis cuidando? ¿Cómo es vuestro nivel de exigencia? 

Aquí los hombres también están sufriendo un peso importante porque quizás nuestra pareja no ha visto a su padre jugar con ellos en el suelo nunca y de repente, les decimos que tienen que hacerlo, pero puede que no sepan cómo hacerlo, y eso no significa que no quieran hacerlo, quieren estar pero no saben cómo todavía, están aprendiendo. 

Autocuidarse es fundamental para cada uno de nosotros y cuidado con las exigencias, no somos superwoman ni son superman.

Hasta aquí el artículo de hoy, espero que estas herramientas te den unas bases para empezar a trabajar, empezar a pulir esa relación de pareja que estoy segura, es maravillosa.

Si necesitas ampliar un poquito más toda la información, dar un paso más e invertir en tu bienestar, el de tu pareja y tu familia, aún estás a tiempo de conseguir mi formación Parejas en Calma, recién renovada al 100%, con casi un 30% de descuento.

 

Un curso dividido en 17 módulos de entre 5 y 8 minutos que podrás hacer a tu ritmo, reflexionando, creciendo con cada una de las lecciones y convirtiéndote poquito a poco en esa pareja que te gustaría tener en tu vida.

 

Porque hay muchas cosas que damos por hecho, que pensamos que estamos haciendo bien, pero las mejores intenciones no siempre son aciertos y hacen sentir bien a la otra parte.

 

Es importante dedicar tiempo a la relación de pareja, porque los hijos son importantes, pero se van a ir, es más, se deben ir, ha llegado el momento de tomar acción si cuando pasen 25 años y mires a los ojos a tu pareja, no quieres reencontrarte con un desconocido.

Un abrazo y gracias por estar aquí,

Photo by Dani Guitarra on Unsplash

¿Aún no estás inscrita al boletín semanal de Educar en Calma? ¡No te lo pienses más! Cada semana comparto contenido exclusivo y ofertas especiales para ayudarte en la crianza de tus hijos/as y mejorar la conexión de todos los miembros de la familia.

¿Aún no estás inscrita al boletín semanal de Educar en Calma? ¡No te lo pienses más! Cada semana comparto contenido exclusivo y ofertas especiales para ayudarte en la crianza de tus hijos/as y mejorar la conexión de todos los miembros de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.