La experiencia es el mejor aprendizaje

FECHA

Cuántas veces escuchamos aquello de que debemos aprender a través de nuestras propias experiencias y cuántas queremos evitarles a nuestros hijos pequeños ese aprendizaje a base de golpes. Si, lo sé, es normal, pero hay ocasiones en las que privamos a los pequeños de descubrir pequeños aprendizajes, en ocasiones, muy importantes, por el hecho de evitar que se caiga cuando, por otra parte, antes o después, se tendrá que caer.

Recuerdo, cuando era pequeña y quería conseguir algún propósito que me había marcado, a mis padres diciéndome «no nos escuchas y mira que te avisamos» y era cierto. Me avisaban, me contaban los riesgos de algunas acciones pero yo me negaba a que aquello fuera así siempre, aunque a ellos no les saliera bien. En alguna ocasión reconozco que dolió la caída. Cuando era pequeña las caídas eran físicas y duele el cuerpo y las rodillas cuando te caes. Aunque eso te enseña a levantarte.

Según fui creciendo, las caídas ya no eran físicas, sino psicológicas y también dolían: el desengaño con alguna amiga, los enfados, los desamores, la tradición, un suspenso en aquella materia que tantos días llevaba preparando… Y, sin embargo, cual ave Fénix, volvía a levantarme.

Ahora me toca otro papel, el de madre. No siempre es fácil, es cierto. Duele pensar que hay ciertas cosas que aprenderán a través de sus experiencias y que no siempre acertaran a la primera y les saldrá bien. Duele ver ese intento continuo de conseguir sus metas, y estoy pensando a los comienzos caminando, por ejemplo, y la de veces que se caen, que tropiezan o que tienen que volver a intentarlo. Pero a la vez enorgullece ver cómo consiguen sus propósitos por ellos mismos, cómo sonríen al comprobar que ellos pueden, cómo celebran con alegría, satisfacción y compartiendo esos momentos contigo.

Porque todos hemos aprendido a través de la experiencia. Hace muchos siglos, ya lo dijo Confucio:

Me lo contaron y lo olvidé

Lo vi y lo entendí

Lo hice y lo aprendí

No os animo a dejar que comprueben que con el cuchillo pueden cortarse un dedo, aunque pueden aprender a usarlo siendo precavidos y usando técnicas de seguridad -mis hijos cortan con el cuchillo colocándolo entre las púas de un tenedor, para evitar escapes-. Os hablo de acompañarlos en sus experiencias y aprendizajes, en no cortar sus ganas de aprender y en estar cercanos para que, si la experiencia no resulta fácil y hay que repetirla en más de una ocasión porque fracasamos, que sepan que estamos, que el fracaso implica aprendizaje y que no importa solo el fin sino el medio, el proceso. A fin de cuentas a todos nos encanta hacer cosas nuevas, conseguir nuevos retos y tener a gente a nuestro alrededor que nos sostenga por si no nos sale bien a la primera.

Un abrazo y gracias por estar ahí,  

Guardar

Si deseas implementar la educación humanizada con tus hijos, reserva tu llamada sin compromiso

El primer paso lo das tú

Comienza aquí con la Educación Humanizada

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Educar en Calma
Hola 👋,

¿En qué podemos ayudarte?