Con un susurro basta, un cuento para dejar los gritos a un lado

FECHA

Recuerdo que hace ya unos años tuve una asignatura en la carrera llamada Literatura infantil. En ella, con mi querida Irune, aprendí todo lo relacionado con la literatura, los cuentos, la forma de leerlos poniendo voces, tonos y creando para los niños -y los no tan niños- emociones diferentes ante la enorme responsabilidad que supone leerles un cuento a nuestros pequeños. 

Y digo enorme responsabilidad porque es todo un arte. 

Disfruté conociendo las estructuras posibles e imposibles que podíamos encontrarnos, las novedades literarias que había en ese momento y por qué eran rompedoras.

Leí, estudié, compartí y alguna idea pasó por mi cabeza sobre cómo sería el proceso de creación de un cuento. 

De hecho recuerdo que presenté emocionada el cuento que escribió mi propia profesora, acto en el que comprendí que tenía entre mis manos una joya literaria. 

Han pasado los años y reconozco que ahora soy yo la que presenta un cuento que va dirigido a niños y a mayores con el firme propósito de servir, ayudar y alentar para que los gritos estén a un lado. 

Los gritos, algo más que habitual en los hogares

cuento con un susurro basta

Lamentablemente están a la orden del día. Hay muchas familias que me reconocen en talleres y consultas que recurren al grito y que suelen hacerlo de forma inconsciente. 

Se hacen conscientes de que en casa hay demasiados gritos cuando son los pequeños los que gritan de forma continuada. Nuestros hijos no saben gestionar sus emociones y recurren al grito para sacar todo lo que llevan dentro, pero es algo que luego les hace sentir mal.

Y es que nadie quiere ver a sus hijos con miedo porque han recibido unos gritos que, en mayor o menor medida, han sido desproporcionados al venir de una figura de referencia que es más grande que tú y que, teóricamente, debe protegerte. 

Nadie aprende gritando. Los niños muchas veces gritan porque no saben hacerlo de otra manera. Y si nosotros no estamos bien, es frecuente que nos contagiemos de sus emociones y terminemos teniendo la tercera guerra mundial en casa. ¿Te suena?

Con un susurro basta, el cuento que te dará recursos para ti y para los pequeños

Cuando una editorial como Carambuco llama a tu puerta -en este caso, a mi e-mail- os podréis hacer una idea de lo nerviosa e ilusionada que he estado durante todo este proceso. 

Es una editorial de la que yo soy fiel consumidora y tengo joyas literarias que ha hecho Miriam Tirado como Tengo un volcán o Desconectados. Los he leído con mis hijos, he puesto voces, he visto cómo conseguían expresar y gestionar mejor muchos momentos… y ahora me proponían que yo escribiera un cuento. ¡Un sueño! 

La idea me emocionaba a niveles muy profundos y el proceso de creación ha sido maravilloso. Desde tener una idea sobre qué cosas me gustaría aportar a las familias, cómo sería el protagonista, qué quería mostrar, recursos que iba a aportar… ese texto debía ser oro y quise hacerlo con mucho amor. 

Y una vez entregado el texto, nos quedaba elegir ilustradora. Ir viendo el proceso, cómo las palabras y las imágenes se iban haciendo una… Marta Costa es amor y no puedo estar más contenta con cómo ha ido haciendo cada una de las ilustraciones, dando aporte y sostén a mis palabras, transmitiendo con tanta ternura… solo puedo dar las gracias

¿Es fácil escribir un cuento?

Es una de las preguntas que más estoy recibiendo estos días.

No es fácil ni difícil, es ponerse a ello, haber leído muchos cuentos, conocer estructuras -ahí recordaba a mi profesora una y otra vez-, escribir, pulir las palabras, vencer a la impostora que llevo dentro, entregar el manuscrito, dejarse aconsejar, seguir puliendo palabras… y disfrutar del proceso. 

Lleva tiempo, no os voy a engañar, y tiene que tener estructura y calidad, pero he estado muy bien acompañada y he disfrutado muchísimo con cada uno de los pasos que íbamos dando. 

Tengo una editora, Cesca, que es una persona maravillosa. Desde la primera reunión conectamos muy bien y todo ha salido muy bonito. 

-El cuento es tal y como yo lo imaginaba en mi cabeza-. 

Va a servir, va a ser de ayuda para las familias y el feedback que voy recibiendo es que gusta, gusta mucho. Así que no puedo estar más contenta. 

¿Qué encontrarás dentro?

con un susurro basta

Mis hijos ya han podido disfrutar de Con un susurro basta, así que voy a contarte un poquito a ti también. 

A través de Pablo y su familia vais a poder veros reflejados en situaciones cotidianas, de esas que las familias vivimos en nuestro día a día, para que podamos ir avanzando con los niños en la gestión de las emociones, la autorregulación y la búsqueda de soluciones entre los miembros de la familia. 

No hay juicios, no hay críticas, no hay malestar… Hay que ser equipo entre pequeños y mayores, pensar en opciones que nos ayuden a cada uno de nosotros, ejemplos que los niños -y los mayores- puedan llevarse a su vida y ser conscientes de que podemos llevar a cabo una comunicación efectiva y también afectiva. 

Y es que tan importante es lo que decimos como la forma de decirlo. 

-Cuando los corazones están unidos, aunque haya distancia física, con un susurro basta-.

¿Te apetece tener ya tu ejemplar?

Lo vas a tener, seguro. Carambuco ya está distribuyendo a librerías y papelerías, así que a partir de hoy va a estar en muchos, muchos establecimientos y locales.

Nada puede hacerme más feliz que saber que os estáis haciendo con este cuento en el que he puesto mi cabeza y mi corazón, para unir corazones en vuestra familia y que sea útil. 

Yo tengo alguno en casa para enviar dedicado, espero que pueda ir trayendo más y enviarlos hasta vuestros hogares con mi firma dedicándoos unas palabras de cariño por todo lo que me dais cada día. 

Y es que, si puedo seguir escribiendo, compartiendo y difundiendo que entre todos vamos a conseguir un mundo mejor, juntos, a través de la educación de nuestros hijos, es gracias a la comunidad tan bonita que tengo con cada uno de vosotros. 

Así que en unos días tendréis mi primer cuento -ya os adelanto que no será el último- porque está naciendo en mí una necesidad de compartir emociones y pensamientos que sé que os ayudan, os remueven y os sirven para conectar con vuestros pequeños grandes tesoros. 

Ahora te voy a pedir que, por favor, me cuentes qué sientes con este artículo tan diferente hablándote de mi primer cuento infantil, si te ilusiona regalárselo a tu peque para su cumple o de cara a Navidad.

¡Estoy feliz de leerte! Y, por supuesto, si te haces con tu ejemplar, etiquétame en instagram para saber que mi cuento comienza a volar lejos… ni más ni menos que hasta tu hogar.

Un abrazo y gracias por estar aquí,

¿Aún no estás inscrita al boletín semanal de Educar en Calma? ¡No te lo pienses más! Cada semana comparto contenido exclusivo y ofertas especiales para ayudarte en la crianza de tus hijos/as y mejorar la conexión de todos los miembros de la

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *