Dedicar tiempo al cuidado de los dientes en nuestra casa siempre ha sido fundamental. Hace unos meses acudimos a una revisión con los niños, cosa que hacemos una vez al año, y descubrimos que nuestro segundo tenía dos caries que hubo que empastar. El cepillado de los dientes que estaba haciendo no era el mejor y ya pudimos comprobar que necesitábamos un poquito más de paciencia y tiempo para que aprendiera a cepillarse correctamente y el tiempo indicado.

Cuando Madresfera nos ofreció probar los nuevos cepillos eléctricos de Oral-B se me iluminaron los ojos porque pensamos que era una oportunidad para los niños poder tener su cepillo eléctrico con características diferentes a los nuestros.

Oral-B Kids (3-6 años)

A partir de los 3 años, Oral-B tiene una gama especial llamada Kids que cuenta con un cabezal redondo más pequeño, adecuado para la boca de los pequeños de la casa, que permite llegar a todas las zonas y elimina más placa que uno manual, con estos movimientos giratorios. Interesante que cuente con un temporizador de 2 minutos que avisa de cuando se ha terminado el tiempo de lavarse los dientes. Para animar un poquito a los niños, los cepillos tienen imágenes de los personajes Disney, algo que puede motivar a estrenar su nuevo cepillo y hacer de este momento algo más divertido. También os digo que me parece fundamental que dediquemos tiempo, paciencia y constancia. Que el hábito se hace a base de repetir y repetir, así que tenemos que acompañar a los peques en el cuidado de sus dientes.

Oral-B Junior (6-12 años)

A partir de los 6 años hasta los 12, Oral-B tiene un cepillo que ha llamado Junior y que cuenta con el temporizador que va avisando cada 30 segundos, lo que permite dividir la boca en cuatro zonas y estar los dos muinutos recomendados por los dentistas cada vez que nos lavamos los dientes.

En casa, el mayor ha sido el que ha estrenado su cepillo de Star Wars y está encantado con los tres ritmos de limpieza. Además, le hemos explicado que tiene que dividir la boca en cuatro zonas y lo hemos hecho dividiendo la parte de arriba y la de abajo en dos lados: izquierda y derecha. Cada una de ella debe limpiarse en los 30 segundos que nos da el temporizador y, de esta forma, cuando hayamos terminado los dos minutos estará toda la boca limpia, aunque nos faltará dedicar unos segundo más a la limpieza de la lengua, la gran olvidada.

La verdad es que con treinta segundo puedes dedicar tiempo a cada una de las piezas dentales para limpiarla en la cara externa, interna y por debajo. A mí me gusta inclinar el cepillo un poquito para limpiar bien la zona que está en contacto con la encía, que a veces se quedan ahí restos.

Puntos a tener en cuenta

Para mí, los cepillos de Oral-B tienen garantía total porque:

  1. Es la marca con la que he crecido en casa. Desde que tengo uso de razón hemos tenido cepillo eléctrico y, de hecho, cuando fui a vivir con mi marido, fue una de las cosas que antes cogimos. La limpieza es más profunda y la sensación en los dientes es mucho mejor.
  2. Al ser recargables te olvidas del tema de las pilas. Se coloca en su base y se carga cuando no tenga bateria.
  3. Al estar destinados a los niños, tiene características especiales que los hacen óptimos para los dientes de nuestros hijos. Y es que el tamaño de sus dientes y de su boca no es igual que el nuestro y deben tener giros diferentes a nuestra velocidad.
  4. Al estar personalizados con personajes Disney, creo que pueden ayudar a que este lavado de dientes sea más divertido y ameno para ellos, que siempre hay un momento en el que les encanta la novedad de lavarse los dientes y luego ya no quieren hacerlo más.
  5. Tiene una app disponible tanto para Android como para iOS en la que podrán tener recompensas y dibujos según se van lavando los dientes. Es una aplicación llamada Disney Magic Timer y nos sirve para tener un temporizador y animar a los niños a lavarse los dientes. Personalmente la hemos puesto y la hemos quitado. No porque esté mal, sino porque durante el confinamiento hemos tirado más de lo que nos gusta de pantallas y añadir un rato más de tablet no lo veía (ya sabéis que en esto soy un poco “rara”).

Oral-B Series Smart 4 4000N

El cepillo Oral-B Smart Series que es para adultos es una pasada. Desde el primer momento he notado que limpia con mucha eficacia. El cepillo unido a la pasta de dientes es una combinación muy potente y la sensación de limpieza profunda es maravillosa. Siempre digo que llevamos años teniendo cepillo eléctrico y este nuevo modelo ha superado al anterior.

Tiene una fuerza de limpieza muy buena y, gracias al sensor de fuerza que hace que se ilumine cuando aprietas mucho, me he hecho consciente de que apretaba sin necesidad el cepillo contra mis dientes, así que he podido corregir esa presión innecesaria.

Paciencia, tiempo y constancia son el secreto

Puede parecer que el tema del lavado de dientes es una tarea que no siempre agrada a los niños o que no hacen con buen humor. Es verdad que es un poco pesado tener que hacerlo tres veces al día. Por eso creo que introduciendo esta tarea como un juego, con las vibraciones que avisan de los tiempo y los personajes de Disney, hacen que se animen y llevan mejor esta tarea que es necesaria para cuidar nuestra boca. Si habéis tenido empastes y visitas al dentista sabréis de lo que hablo.

Esta navidad nosotros tuvimos que empastar dos piezas al segundo y fue un poco golpe de realidad para todos. Nos hemos puesto las pilas y hemos vuelto a poner rutinas de limpieza todos juntos para que podamos supervisar bien cómo se está haciendo la limpieza sin que afecte a su autonomía y autoestima, que esto de querer hacerlo solito está muy bien y también tenemos que ser conscientes de que cuando son pequeños es normal que dejen zonas sin limpiar bien, así que tendremos que repasar.

¿Y la pasta de dientes?

Sobre el tema de la pasta de dientes, con la imagen de Elsa y Ana, y Rayo McQueen os puedo decir que mis hijos son felices por lavarse los dientes con esta pasta dental. Oral-B, para mí, siempre ha sido un referente en limpieza y cuidado dental. Confío en el equipo de profesionales que hay detrás y los dentistas, entre ellos el nuestro, nos ha dicho que es una buena marca que cuida de los dientes en niños y cuida los ingredientes que ponen en sus productos infantiles.

Recordad que, como siempre, “menos es más”. No es necesario usar mucha pasta de dientes. Para niños con un poquito, lo que sería como un grano de arroz es suficiente y que no deben comérsela, solo limpiarse los dientes. Para nosotros también con un poquito es suficiente, así que la pasta ahora dura mucho más en casa. Esta es mi pasta de dientes favorita para adultos. Y esta nos la han mandado y me ha gustado muchísimo

Y para terminar

Contaros que en mi caso creo que es una inversión que, si has tenido que pasar por el dentista, sabes que es más que necesaria y que amortizarás. Es cierto que puede ser dinero si tienes que comprar para todos los peques, también puede ser un estupendo regalo de cumple o Navidad. Y, además, es útil, lo que para mí tiene un plus.

Solo me queda darle las gracias a Madresfera por haber contado con nosotros siendo sus “tester”. Los niños han disfrutado con los cepillos y nosotros estamos muy agradecidos con nuestros nuevos cepillos dentales. Gracias también a Oral-B por habernos elegido. No es fácil elegir a una familia grande y atender a todos los gustos que tenemos: que si Star Wars, que si Frozen, que si Toy Story… gracias por todo.

*Post en colaboración con Madresfera y Oral-B

A %d blogueros les gusta esto: