¿qué hago si mi hijo me pide un teléfono móvil?
¿Qué hago si mi hijo/a me pide un teléfono móvil?

FECHA

Son muchas las familias que a diario me preguntan preocupados cómo gestionar la petición de un teléfono móvil por parte de sus hijos/as cuando aún no los vemos preparados.

Y es que llega un momento en el que los padres y madres se sienten presionados a entregar ese teléfono móvil para evitar que los jóvenes se queden fuera del grupo de amigos, pero no hay que conformarse, no tenemos que ceder si creemos que todavía no ha llegado el momento.

Es importante ser fuerte y no tener miedo a convertirnos en «los padres malos» que impiden a su hijo/a tener un dispositivo móvil cuando el resto de amigos ya tienen el suyo propio.

Los límites y normas se establecen dentro del hogar, en familia, con independencia de las decisiones que tomen los demás padres en sus casas con sus hijos. Nosotros tenemos nuestros valores familiares y es importante respetarlos y no ir cambiando nuestras decisiones según lo que hagan o dejen de hacer los demás.

En la medida de lo posible, siempre es recomendable permitir a los niños, y en este caso al adolescente, participar en la toma de decisiones de la familia, negociando y llegando a acuerdos en los que respetemos tanto sus deseos, gustos y necesidades como los nuestros, siempre en equilibrio.

Es importante traspasar a nuestro hijo/a cierta responsabilidad, según su grado de madurez, y hacerles conscientes de los peligros que acechan tras esa, en apariencia, inofensiva pantalla.

No podemos -ni debemos- meter a nuestros hijos en una burbuja

Tienen que saber y comprender que en el mundo hay gente mala, por lo que no se pueden fiar de cualquier persona. Algo que es mucho más fácil que vayan asimilando si desde pequeñitos les vamos contando las cosas como son, como suceden, sin omitirles información de forma innecesaria, eso sí, siempre adaptando el lenguaje a su edad y madurez.

Podemos llegar a un acuerdo con ellos y, por ejemplo, cederles nuestro teléfono en momentos puntuales para que interactúen con sus amigos o cuando vayan a salir de casa para que puedan comunicarse, pero siempre bajo nuestra supervisión.

¿Te has visto ya en esta situación? ¿Cómo gestionáis el uso de los dispositivos móviles en la familia? Si te apetece, déjame tu experiencia en los comentarios, seguro que sirve de ayuda a otras familias de la comunidad y entre todas encontrar el aliento, sostén y apoyo que necesitamos en estos momentos que nos resultan más difíciles de gestionar.

Un abrazo y gracias por estar aquí,

¿Aún no estás inscrita al boletín semanal de Educar en Calma? ¡No te lo pienses más! Cada semana comparto contenido exclusivo y ofertas especiales para ayudarte en la crianza de tus hijos/as y mejorar la conexión de todos los miembros de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.