¿Qué actividades pueden hacer mis hijos con la persona que se encarga de ellos?

FECHA

Somos muchas las familias que, debido a las jornadas laborales, necesitamos tener a personas de nuestra confianza que estén pendientes de los niños cuando salen de su centro escolar.

Sé que hay familias que pueden compaginarse muy bien con los abuelos, pero otras requieren de personas externas a la familia que pasen esas horas de nuestra ausencia.El tema de los abuelos es complejo, lo sé. Creo que ser abuelo es una tarea ya en sí misma muy emocionante. Pero no siempre podemos conseguir que, a pesar de que ambas partes quieran pasar tardes juntos lo consigan. Hay abuelos que siguen en activo y no pueden ocuparse de los niños. Otros abuelos viven lejos y otros son mayores como para responsabilizarse de esas horas de cuidado.

Y cuando los abuelos no pueden por el motivo que sea, hay que buscar a una persona que conecte bien con nuestros hijos. El perfil que solemos elegir suele ser el de buscar a una niñera. Será porque en nuestro inconsciente pensamos que las mujeres cuidan mejor de los niños, pero os adelanto que hay jóvenes varones con un feeling especial con los niños.

Independientemente de la persona que elijamos y de si es hombre o mujer, debemos asegurarnos de que hemos definido bien cuáles son sus tareas. Por ejemplo, la tarea de cuidar de nuestros hijos es lo suficientemente importante como para que única y exclusivamente esté con ellos, los lleve a actividades deportivas, musicales o lo que toque… No esperemos que, además, nos limpie la casa. No es servicio del hogar.

Cuidar de un niño precisa tener los ojos muy abiertos y estar siempre en una “tensión” de seguridad sin despistes. Tampoco vale que esté en el parque chateando con el móvil mientras el niño necesita ayuda si está intentando subir a los columpios, por ejemplo.

Actividades que se pueden hacer con los cuidadores

Hay muchas actividades que se pueden hacer con una persona que nos cuida, intentando dejar de lado que queden expuestos a tablets o a la televisión durante horas. Se pueden hacer cosas sencillas como ir al parque a jugar, visitar un museo, dar un paseo por la ciudad, buscar piedras para luego pintarlas…

En casa también se pueden hacer dibujos, leer cuentos, inventar historias, hacer trenes, construcciones, collares de macarrones…

No es necesario que cada día tengan una programación de lo que van a hacer, claro, se trata de que esa persona haya conectado con nuestro hijo o hijos, y quieran pasar tiempo juntos. Igual esa persona, chica o chico, es muy bueno leyendo cuentos y, conseguimos que disfrute de la lectura un ratito cada tarde.

Como padres también debemos preparar todas aquellas cosas que va a necesitar: el sándwich para la salida del cole, los juguetes del parque en una mochila si es que van a ir a jugar con palas al arenero, pensando, sobre todo, en facilitarle la vida a esta persona y, de forma directa, a nuestro hijo.

También me parece importante que tenga anotado los teléfonos de emergencias a los que debe llamar por si pasara algo. Del mismo modo, si nuestro hijo es un poquito mayor (a partir de 4 años), podemos anotarle también a él los teléfonos de emergencias por si a la persona que está con él le ocurriera algo. También es importante que sepan pedir ayuda.

Respeto mutuo y confianza, algo fundamental de esta relación

Crear un ambiente de confianza será fundamental para tus hijos. Poder estar tranquilos al lado de esta persona es importante porque será su persona de referencia en tu ausencia. Es maravilloso si la conoces previamente y si conectáis. Cuida mucho cada detalle porque va a pasar tiempo con la personita más importante de tu vida y es importante que sienta que confías en su buen hacer con los niños. Recuerda que todos los niños, en algún momento, también contigo, se habrán caído y eso no significa que no haya estado ahí.

Y, por último, si hay alguna corriente educativa que te gustaría seguir con tus hijos, aunque tú no estés presente, podrías proponerle que se forme mediante algún curso o lectura. Si, por ejemplo, quieres que se inicie en disciplina positiva, regálale un curso o formación. O, mejor aún, hacedlo juntos, seguro que podéis conseguir hacer un equipo maravilloso y los niños os lo agradecerán.

Aprovecho para agradecer a Babysits que hayan contado conmigo para hacer esta colaboración y que han hecho posible este artículo tan completo.

Un abrazo y gracias por estar ahí,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *