Último día de colegio; y, ahora, ¿qué hacemos con los niños?

FECHA

El curso escolar se acaba, ahora toca cambiar de aires, de círculos, de ritmos… Ha llegado el calor, el verano, el sol; han abierto las piscinas y todos tenemos ganas de refrescarnos, de pasar horas en la calle, de comer helados y tomarnos algo en las terracitas. Aceptémoslo: a todos nos encanta el olor a verano  y esas noches eternas en las que más se disfruta cuando corre un poquito el aire. Esas mañanas sin madrugar, esas siestas largas y esas jornadas de piscina que tanto nos encantan a niños y a grandes.

Pero, año tras año, se nos plantea el mismo dilema de siempre: ¿Qué hacemos con los niños? Este año, desde hoy hasta el regreso al colegio en septiembre, serán, nada más y nada menos, que un total de 82 días si tus hijos comienzan infantil o primaria; y, 7 días más, si van a secundaria o bachillerato. El panorama puede ser desalentador para aquellas familias en las que ambos padres trabajen porque, aunque quisieran repartir las vacaciones y no coincidir entre ellos, no se consigue llegar a esa cifra de días. Así que toca valorar opciones distintas:

  • Enviar a los niños con los abuelos durante algunas semanas. Si los abuelos están bien de salud y pueden seguirles la marcha a los chicos, será una opción estupenda para que nietos y abuelos compartan tiempo y se conozcan más a fondo. Además, a los abuelos el concepto de “educar en calma” les suele gustar mucho (aunque lo normal es que como padres no les gustara nada de nada).
  • Hacer uso de campamentos deportivos y/o urbanos. Normalmente, incluso en el propio colegio suelen tener actividades distintas para los días de julio y agosto, con el fin de “ayudar” en la conciliación de los padres. Los chicos, suelen disfrutar practicando actividades deportivas, culturales o de ocio, aunque el lado más negativo es que siguen manteniendo horarios y rutinas escolares.
  • Clases de refuerzo. Quizá es la opción menos apetecible porque acabamos de terminar con las clases “ordinarias” y ya se empezaría a repasar de cara al curso siguiente. Quizá es recomendable para aquellos alumnos que necesitan reforzar materias, pero de etapas como secundaria y bachillerato y, siempre que se pueda, dejando algún día libre para desconectar y volver con las pilas cargadas.
  • Campamentos fuera de España. Es otra opción válida que, aunque requiere de mayor inversión económica; puede ser útil si queremos que nuestros hijos convivan con otras familias, aprendan un idioma y lo practiquen 24 horas, y se enriquezcan culturalmente. Los hay con programas de intercambio que pueden ser interesantes para ambas familias.
  • Contratar a una persona que se encargue de nuestros hijos durante las horas que necesitemos cubrir y los lleve a la piscina, al cine o a actividades culturales -tipo museos- durante las semanas que necesitemos. Hay estudiantes a los que les encantaría ganar un dinerillo durante las vacaciones de verano (al menos, durante algunas semanas, que también quieren y necesitan descansar) y tener un contrato de trabajo y ganar experiencia les vendría muy bien.

Las opciones, cuando ambos padres están trabajando, pasan, en muchas ocasiones, porque nuestros hijos mantengan horarios y rutinas; mientras que, si disponemos de abuelos o personas contratadas, ellos pueden llevar más ritmo “vacacional”. Si los padres envían a los niños con los abuelos (algunas semanas, sin abusar 😉 ), podrán disfrutar también de unos días “tipo novios” con salidas para ellos y sin la responsabilidad de los niños. Pero, como siempre, todo queda a la “libre elección” de los padres.

Un abrazo y gracias por estar aquí

Si deseas implementar la educación humanizada con tus hijos, reserva tu llamada sin compromiso

El primer paso lo das tú

Comienza aquí con la Educación Humanizada

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Educar en Calma
Hola 👋,

¿En qué podemos ayudarte?