Los padres NO necesitamos cursos para criar a nuestros hijos

FECHA

Está siendo una semana de locura y ya he recibido algún mensaje que me decía claramente: “perdona, Elisa, pero los padres NO necesitamos cursos para criar a nuestros hijos, es algo que se ha hecho toda la vida, está en nuestro ADN”.

Y, creo que lleva razón. ¿Quién necesita un curso para educar sin gritos? ¿Acaso alguno de vosotros grita a sus hijos en algún momento? No, claro que no… ¿Quién necesita un curso para educar sin chantajes, mentiras o castigos? ¿Es que alguien en la sala chantajea a su hijo, miente o castiga? No, claro que no… Aquí todos somos padres que educamos desde la tranquilidad de entender cómo funciona el cerebro, sabiendo cómo aprenden los niños, conociendo las etapas por las que van a pasar y desde la empatía de saber que son seres humanos que merecen todo nuestro respeto. ¿A qué sí?

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Button_Widget»]

Sin embargo me dirijo a un público de personas que reconocen que no son su mejor versión a las ocho de la tarde cuando llegan cansados y los niños no quieren entrar en la bañera para después no querer salir. Me dirijo a un público de padres que, desde la humildad y sintiendo un poquito de vergüenza reconocen que alguna vez han gritado a sus hijos pero que, cuando llegaban a su cama, en el último pensamiento del día, se sentían muy malos padres por ese grito que quizá mañana el niño no recuerde (o sí) pero que ellos SÍ tienen presente.

Me dirijo a un público de padres que quieren hacerlo bien. Personas muy profesionales, trabajadoras, con un nivel económico que les permite llevarse a los niños a pasar una tarde en un parque de bolas y también dedicar tiempo y dinero en formarse para seguir aprendiendo. Porque el problema no son los cólicos de los primeros meses de vida (y nos parece un problema de los gordos). El problema es que crecen y que, cuando les has cogido el punto, saltan de hito y tienes retos diferentes.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Button_Widget»]

El problema es que nadie nos enseñó a ser padres, es que renegamos de muchas cosas que hicieron con nosotros y que manifestamos abiertamente que “yo NUNCA” pero un día te ves haciendo eso que no te gustaba con una persona que solo mide un metro de altura, que está mirando hacia arriba y que no tiene herramientas para poder defenderse y decirte “no me trates así, no sé hacerlo de otra forma”.

No, los padres necesitamos cursos que nos permitan tener la crianza que queremos con nuestros hijos, para repetir los patrones que queramos repetir y dejar de lado los que no queremos seguir implementando con ellos.

Y si no queremos gritar pero no tenemos otras herramientas y recursos, ¿qué haremos? Porque sin herramientas volvemos a los patrones del pasado, a los que hemos vivido, y luego nos sentimos mal pero, ¿cómo se sentirá ese niño o esa niña que recibe un grito por parte de la persona que más debería protegerlo/a y quererlo/a? ¿Es que cuando se quiere se grita, se humilla, se castiga, se chantajea?

La violencia se aprende y la no violencia también. Cuando hablamos de educar a nuestros hijos de forma respetuosa no implica educar sin límites (para mí eso es una falta de respeto al niño, a su inteligencia y al resto de la humanidad).

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Button_Widget»]

Cuando hablamos de educar con firmeza y cariño, con respeto, con responsabilidad y libertad, estoy hablando de educar con una meta, con un destino… y habrá que redireccionar cosas, redirigir, pactar, negociar, seguir aprendiendo, conociéndonos, trabajando, remando… educación respetuosa es una educación llena de trabajo por nuestra parte, sobre todo por la nuestra.

Los niños nacen perfectos, tienen un sentimiento de querer contribuir extraordinario. Quieren ser queridos, tenidos en cuenta, importantes…

Así que creo que quizá no necesitemos cursos para criar a nuestros hijos, aunque siempre nos dan información y nos hacen replantearnos muchas cosas, aprender, ser mejores y actuar no de forma impulsiva sino a través de un proceso tranquilo y lento de cambio. Poco a poco. A largo plazo.

Intento llegar a familias con este mensaje, intento plantar en sus corazones semillas en las que el respeto y la dignidad estén presentes. Ellos las plantarán en sus hijos y sus hijos las recibirán y tendrán que regarlas, cuidarlas, quererlas… y tendremos un mundo un poquito mejor.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»]

Esta semana tenéis mi curso de Educar en Calma con Disciplina Positiva en un pack de 47 cursos por 65€. Es una oportunidad que se acaba en muy pocos días y que no va a volver a darse. ¿Por qué? Porque salen los cursos a menos de 2€ y mi curso en normal cuesta 69€ (aunque ya me han dicho muchos alumnos que podría ponerle un precio mucho más alto por el gran contenido que doy)

¿Te apetece echarle un vistazo al pack de cursos? Te dejo mi enlace. Es afiliado. Esto significa que si lo compras a través de mi enlace a mí me dan una pequeña (pequeñita) comisión sin que a ti te afecte en el precio. Puede parecer banal pero en los proyectos pequeñitos, cualquier ayuda es importante. Así que te doy las gracias por ayudarme a seguir.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Button_Widget»][siteorigin_widget class=»WP_Widget_Custom_HTML»]

Un abrazo y gracias por estar aquí,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *