La meditación para conectar con el momento presente y contigo misma

FECHA

La meditación es una práctica que puede ayudarte a estar más conectada contigo misma y a afrontar los retos del día a día de una forma más calmada y sosegada.

Alguna vez escuché que la meditación tenía efectos muy positivos en las personas que lo practican aunque reconozco que las primeras veces no me entusiasmaba la idea de estar tan a solas conmigo misma y ese silencio, esa quietud. 

No estaba acostumbrada a esas sensaciones y no me encontraba a gusto con esos pensamientos que me venían a la mente. Era como si no pudiera controlarlos y, por más que me decían que era un momento para no pensar en nada, no podía evitar que invadieran mi cabeza largas listas de tareas pendientes, musiquillas y letras de canciones y me frustraba no conseguir mi propósito de no pensar. 

Con el paso de las semanas conseguí que durante algunos segundos, centrándome en mi respiración pudiera no juzgar esos pensamientos, sólo dejar que fluyeran y volver a concentrarme en respirar, sin más. 

Me venían bien esos minutos, era como si el tiempo se parase y consiguiera estar solo conmigo misma, sin más. 

Cómo conectar con el presente

Pronto empecé a necesitar esos momentos de silencio, de estar a solas, de no pensar, de estar valorando el momento presente, sin presiones, sin juicios, sin voces internas o externas. 

Recuerdo que la sensación de agobio por no conseguir controlar mis pensamientos, poco a poco, fue cesando. Conseguir emplear esos minutos en no pensar es realmente complicado al principio porque hay mucho jaleo interno y externo que te hace “salir” de tu concentración pero es cuestión de tiempo y de práctica como todo en esta vida. 

Mi profe de yoga nos hacía una meditación con una pequeña introducción en la que nos recomendaba concentrarnos en la respiración y, si notábamos que nos llegaban pensamientos a nuestra mente, solamente teníamos que aceptarlos, no juzgarlos y dejarlos marcharse, volviendo a enfocarnos en nuestra respiración que debía ser tranquila y profunda.

Me di cuenta de que el ruido del principio se fue calmando, que los pensamientos dejaban de aparecer según iba cogiendo práctica, empecé a disfrutar de la meditación porque me permitía, durante unos minutos al día, estar conectada con el presente, dejando listas, pasado y futuro, solo estaba yo en el momento presente, sin más. 

¿Tiene ventajas la meditación?

Pues sorprendentemente para mí descubrir que tenía muchas ventajas pasar unos minutos conmigo misma meditando, conectada. Por ejemplo, los niveles de estrés disminuyen y sientes que tu corazón late mucho más despacio, más tranquilo. Eres más consciente de tu respiración -incluso compruebas lo mal que respiramos y lo agitada que tenemos habitualmente la respiración-. 

Mejora la concentración y la atención, la empatía y también la capacidad de generar momentos de relajación. 

Para mí la mejor de las ventajas fue tener una sensación de bienestar interna que me hacía querer tener más momentos así, estar más tranquila conmigo misma, sabiendo que puedo ser más calmada, afrontando las cosas con más paz interna y buscando mis momentos de relajación cuando tenga la sensación de tener mucho ruido fuera o dentro y calmarme. 

Porque no podemos elegir muchas cosas de las que nos pasan, es cierto, pero sí la actitud con la que lo afrontamos, y yo, desde que descubrí la meditación prefiero estar con una mente calmada. 

¿Y se puede meditar con niños?

Pues sí y me atrevería a decirte que, de hecho, deberíamos practicar la meditación desde niños, aprendiendo a estar en paz con uno mismo, alejándonos del ruido y conectando con nuestro sentir, con nuestras emociones, con nuestros sentimientos, con nuestro ser más interno

Esos ratitos de tranquilidad llegan a ser necesarios ara todos los miembros de la familia y se disfruta de tener tranquilidad, silencio, calma

En medio de una sociedad llena de prisas, ruido, estrés, nervios, los niños y los adultos necesitamos tener momentos de quietud en cuerpo y alma, conexión con uno mismo, con nuestra alma, aprendiendo lo que es realmente importante en nuestra vida, y agradeciendo estar en el momento presente, de forma consciente para mejorar con uno mismo, sin competencia externa, solo valorando estar en el aquí y el ahora. 

Hasta aquí el post de hoy, espero que te haya servido para darte una herramienta de auto-cuidado que te sirva para aceptarte, cuidarte, quererte y aprender a parar cada día unos minutos para dar las gracias por estar y por ser. 

Si quieres escuchar la lista de canciones que utilizo para meditar, te la dejo a continuación en Spotify

También te dejo unos libros para comenzar con la meditación con niños que seguro que os vienen bien:

Y si quieres hablar de una forma más personal, 

[product id=“12741”]

Un abrazo y gracias por estar ahí,

Te dejo el podcast por si te apetece escucharlo en este formato:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *