El tiempo de acogida. Motivos por los que es esencial el acompañamiento en estos primeros días.

FECHA

¿Por qué planteo esta cuestión?

Hace unos días hablando con una mamá recién incorporada a su trabajo después de su baja por maternidad, me relataba lo mal que se sentía y la angustia que le producía, tener que dejar a su bebé de 5 meses en la escuela infantil, entre lágrimas de ella y de su bebé.

Entonces, le pregunté cómo llevaban a cabo esta “adaptación” en el centro educativo de su hijo, y me comentaba que, qué era eso de la adaptación, que tenían perchitas, fotitos…

En mi respuesta hice referencia a cómo acompañaban cada momento de rutinas en la escuela, que cómo era la presencia de las familias en aula, y que cómo le habían planteado este tiempo. En ese momento ella me dijo que no sabía de lo que le estaba hablando, que desde el primer día le dijeron que tenía que dejar a su bebé en la puerta de la escuela, y volver a recogerlo 7 horas después al finalizar la jornada completa.

Por supuesto en ese momento me quedé horrorizada; cómo una criatura de 5 meses que no conoce absolutamente otro entorno que no sea el familiar, así como ella, iban a separarse de tal manera.

Por lo que hoy quiero dejar plasmada la importancia de este momento, así como que tengáis la información necesaria para poder elegir y tener una idea más clara sobre lo que es el tiempo de acogida.

¿Qué es el tiempo de acogida?

Es un periodo sensible en el que la escuela, así como los profesionales de la misma están abiertos para acompañar y acoger a la familia, así como al bebé, para crear de está un lugar familiar para ambos, en un entorno amable, con espacios amables y la construcción de vínculos afectivos con las educadoras de referencia.

Según estoy escribiendo este árticulo, he escuchado como en la calle y a través de mi ventana hablaba un papa con su hijo, le iba diciendo «qué bien que vamos a la guardería».

Así que antes de continuar, me gustaría hacer especial énfasis en este término y concepto, que muchas personas tienen acuñado y que hablamos de conceptos erróneos.

La guardería como su propio nombre indica, es un espacio cuyo objetivo principal es guardar  los niños durante las horas establecidas con un carácter exclusivamente asistencial.

En contrapartida, la escuela infantil cubre también esas necesidades familiares, y las necesidades de las criaturas creando experiencias significativas de aprendizaje, ofreciendo un ambiente familiar, de calidad y calidez, tiene carácter educativo, todo tiene un porqué y un para qué, velando por la seguridad afectiva de las criaturas, así como de las familias.

Después de este paréntesis, me gustaría dejar plasmada la idea que el tiempo de acogida, es un espacio en el que los niños construyen un vinculo afectivo con los adultos de referencia a través de la seguridad, el afecto y la confianza, y que los protagonistas deben ser tanto ellos como sus familias.

Para ello deben darse las condiciones necesarias para ello, en el acompañamiento. Las familias puedan estar presentes y formen parte de dichos momentos. Siendo responsabilidad de la escuela y de la persona acompañante facilitar la construcción de lazos afectivos para ello y la construcción de la idea de separación.

[siteorigin_widget class=»WP_Widget_Media_Image»]

¿Cuáles son los requisitos necesarios para ello?

Podría extenderme en esta idea, sin embargo, me gustaría concentrar la idea para que podáis conocer los elementos completamente necesarios para ello:

  • La presencia de la familia en el acompañamiento de las criaturas, está idea debe ser un requisito fundamental que se plantee desde la escuela. El sostén físico y emocional que aporta esa persona y que permitirá que a través de la seguridad y la confianza, la persona de referencia en el aula pase a ser sostén más adelante.
  • Ambiente preparado, cálido, un ambiente familiar, que no distorsione, si no que invite a la calma.
  • Estabilidad en los procesos, que se les permita conocer con anticipación para mantener esa tranquilidad y seguridad necesaria.
  • Flexibilidad, cada familia así como cada criatura es un mundo, por lo que el proceso de acogida puede tener avances y retrocesos, y desde la escuela es importante que se comprendan y flexibilicen los procesos necesarios para que exista un adecuado desarrollo emocional.
  • Profundo respeto, a los ritmos individuales y a las particularidades de cada familia.
  • La comunicación y dialogo es una parte fundamental de la relación familia escuela, siendo de gran importancia en este tiempo, la transmisión de información de forma bidireccional
[siteorigin_widget class=»WP_Widget_Media_Image»]

¿Cómo hacer este acompañamiento con la nueva normalidad y las medidas establecidas por el Covid-19?

Efectivamente es una dificultad añadida, y desde la escuela es importante que se tomen las medidas necesarias para que se vele por la seguridad de todas las personas del centro.

Sin embargo, y en contraposición está la seguridad afectiva de las criaturas, siendo necesario el contacto físico, el sostén y el dialogo tónico como parte fundamental de la acomodación a esté nuevo entorno y realidad para ellas. Así como la interacción y complicidad con los iguales como parte fundamental de su desarrollo integral y proceso de socialización.

Por lo que una vez más es importante reflexionar a cerca de la idea de ¿Qué es un niño para ti? De esta forma lograremos entender la mirada que ponemos sobre ellos, como personas con autonomía y sujetos de derechos.

[siteorigin_widget class=»WP_Widget_Media_Image»]

Idea principal

Comprender que el tiempo de acogida es un periodo sensible, un gran cambio para todos y que pueden manifestar conductas alteradas en la alimentación, sueño…

Los centros educativos deben atender las necesidades emocionales que manifiesten tanto las criaturas como las familias, dándoles un papel protagonista, no todo vale.

¿Cómo has vivido o estás viviendo este tiempo de acogida con tus criaturas? ¿Cómo te sientes? Cuéntanos.

2 comentarios en “El tiempo de acogida. Motivos por los que es esencial el acompañamiento en estos primeros días.”

  1. Kaixo.
    He leído el articulo que habéis publicado y me parece muy interesante.
    Reálmente hay que reconocer que no es fácil dejar a niños tan pequeños en manos de «cualquiera».
    Yo llevo trabajando en educación infantil, en el ciclo de 0-3 años desde hace muchos años, y, por lo tanto tengo bastante experiencia en el tema.
    En nuestro centro se cuida mucho el período de adaptación, y, siempre se hace con presencia de las familias. Los primeros días el niño y un miembro de la familia se quedan en el centr con nosotras, y, poco a poco, nos vamos conociendo y aportando informaciónsobre los ritmos del niño, cómo muestra sus necesidades básicas como el sueño, el hambre…. cómo las podemos reconocer….. Y, así, poco a poco vamos creando un marco de confianza. Cuando lo creemos necesario y, cuando las familias están preparadas para ello, el miembro de la familia empiueza a desaparecer un ratito, a ser posible despidiéndose de su hijo, y, diciéndole que dentro de un rato vuelve. Así, poco a poco, el niño empieza a interiorizar que siempre van a volver a recogerle, que no le han abandonado!! Sí, así es.
    Y, como no me quiero extender mucho, es como se va haciendo el proceso poco a poco, siempre siendo partícipes las familias. Qué menos se merecen, verdad?
    Pero, ya sé, que esto no se da en todos los centros infantiles, por diversas razones, por muy buenos profesionales que sean los educadores.
    Personas que trabajan en mi ámbito más de una vez se sienten mal cuando a nuestros centros se les denomina guarderías en vez de centro infantil. A mí reálmente no me preocupa demasiado porque el nombre noes lo que vale sino el trabajo que realices, cómo lo hagas, los objetivos que te marques, el proyecto educativo que quieras llevar a cabo y demás. Nosotras desde luego que no trabajamos como guarderas, que es lo que se nos ha denominado más de una vez, pero allá cada cual con sus comentarios.
    En nuesrto centro se trabajan mucho las emociones, sentimientos, frustraciones… y, además intentamos que nuestros niños sean autónomos y competentes para poder situarse en la realidad que les toca vivir, como a todos los demás.
    Es verdad que según donde vivas no hay muchas opciones de elegir un centro u otro, pero, en el caso de haberlo, recomendaría a las familias que intenten recoger la información necesaria de todos para poder hacer una valoración.
    Siento haberme extendido tanto, pero, por otra parte espero que mi aportación sirva para algo.
    Muchas gracias.
    Itziar.

  2. Muchas gracias por compartir tu reflexión a raíz de este post. Estoy completamente de acuerdo en lo que dices.

    Pero efectivamente es poder de las palabras es grande por lo que forma parte de nuestra labor también dar valor tanto a nuestro trabajo como en el entorno en el que se desarrolla.

    Si seguimos en esta línea algún día el 0-3 será una etapa educativa valorada con la importancia que merece.

    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *