Cuidemos nuestras sonrisas, cuidemos nuestros dientes

FECHA

Hoy vamos a hablar sobre un tema que me parece muy importante y sabiendo que soy súper fan del autocuidado, os podéis imaginar que vamos a tocar un tema fundamental para las mujeres y las madres, que son, normalmente, las que tenemos más tendencia de dejarnos para el último lugar. 

Una sonrisa bonita muestra que las cosas van bien, es un signo de salud. Y no quiero reducirlo todo a unos dientes bien colocados, limpios y bonitos, que también, sino sanos y fuertes. 

Hablamos de dientes con cifras concretas

Es bastante habitual que las personas, sobre todo las mujeres, suframos sangrado en nuestras encías, frente a los hombres. En cifras son el 68% de las mujeres. Y esto se debe, fundamentalmente, al movimiento hormonal que tenemos las mujeres. Este movimiento de hormonas tiene dos pautas: 

  1. Regular: el que se produce cada mes debido al ciclo menstrual
  2. Puntual: el que se produce durante el embarazo, el postparto y la menopausia. 

Estos movimientos hormonales hacen que nuestras encías sufran más, pero las encías no deberían sangrar si están sanas. 

Si hay sangrado en nuestras encías podríamos estar teniendo algún primer síntoma de la gingivitis. Habitualmente la gingivitis, en sus primeras etapas, no suele doler, es bastante silenciosa. Ahí sí que vemos enrojecimiento e inflamación. Sin embargo, según avanza la enfermedad nos podemos encontrar el sangrado, el retraimiento de las encías y la pérdida de piezas dentales. 

Causas de la gingivitis

¿Y sabes cuál es la causa más frecuente de la gingivitis? La deficiente higiene dental, como me lees. Solo 4 de cada 10 mujeres acuden una vez al año a realizarse una limpieza dental en profundidad que sus dientes. 

Y ojo, que no busco que nadie se sienta culpable, sino que dejemos de preocuparnos para empezar a ocuparnos. Entonces, si estás empezando a notar enrojecimiento de tus encías o sangrado, te recomiendo que uses la siguiente pasta dental

[siteorigin_widget class=»WP_Widget_Media_Image»]

Parogencyl forte, tratamiento de choque

Parogencyl forte, es un tratamiento que corta el sangrado y enrojecimiento dental. Se usa como tratamiento de choque para frenar y tratar los primeros síntomas de la gingivitis. Solo lo podemos usar 3 semanas como máximo y así tendremos controlado el tema de nuestras encías. 

Para mantener nuestras encías fuertes y sanas, pasaremos después a un control diario con otra pasta dental

Parogencyl control, el mantenimiento perfecto

Tanto si nunca has tenido síntomas y quieres cuidar tus dientes, como si acabas de terminar el tratamiento de choque con Parogencyl forte, lo ideal es continuar cuidando tus dientes con esta pasta que puedes usar de forma diaria. Recuerda cepillar tus dientes 3 veces al día, y siempre después de las comidas. Así mantenemos nuestra placa bacteriana a raya. 

¿Sabes cómo funcionan nuestros dientes?

Nuestros dientes sirven, fundamentalmente, para morder y triturar los alimentos, así facilitamos la digestión. Y nuestra placa bacteriana tiene que encargarse de proteger a nuestros dientes. Si no cepillamos y mantenemos nuestra boca limpia, las bacterias de nuestra boca absorben los restos de comida, los convierten en ácidos y comienzan a molestar a nuestros dientes provocando sarro, caries y mal olor… y poco a poco, tendremos ese primer sangrado de encías que, en general, nos suele asustar. 

Con esta pasta de diente conseguimos reducir la placa bacteriana cuatro veces más rápido que con otros dentífricos. 

Y podemos completar la limpieza de nuestra boca con el colutorio sin alcohol que se encarga de proteger nuestras encías accediendo a zonas de difícil acceso. 

Cuando nos duele la boca, cuando perdemos piezas dentales, estamos afectando negativamente a nuestra salud. A partir de los 45 años, ese porcentaje del 68% de mujeres frente a hombres se iguala, así que todos tenemos que ser conscientes de la importancia de cuidarnos la boca

Espero que esta información te sea útil, ya sabes que más vale prevenir que curar. 

Y ahora me despido, un abrazo y gracias por estar ahí, 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *