699-06-88-31
educarencalma@gmail.com

Blog

7 Jun 2016

Libertad no es igual a libertinaje

/
Posted By
/
Comments1

La libertad, sin duda, es uno de los aspectos que más presentes está en nuestra vida y en nuestro pensamiento. El hecho de ser libres y sentirnos libres hace que valoremos este derecho fundamental y lo apreciemos. Sin embargo, hay conceptos que, a veces, son confundidos: la libertad y el libertinaje son cosas distintas y vamos a diferenciarlas para aprender más sobre educación.

Dice la Real Academia de la Lengua Española, que libertad es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos; en contraposición está el libertinaje, al que define como desenfreno en las obras o en las palabras.

La responsabilidad es el precio de la libertad.-Elbert Hubbard

Ya tenemos clara una diferencia esencial entre un término y otro: la responsabilidad. Y es que la responsabilidad forma parte de la libertad y, añadiría yo que también deben estar presentes la justicia y la igualdad, pues, si tenemos en cuenta estos factores, es más sencillo entender que todos los seres humanos cuentan con libertad, al igual que nosotros.

Ser libre no es sólo deshacerse de las cadenas de uno, sino vivir de una forma que respete y mejore la libertad de los demás.-Nelson Mandela

Muchas veces, cuando explicamos que educamos en la libertad y el diálogo, hay padres y educadores que nos intentan hacer cambiar de idea, argumentando que los niños necesitan normas claras, rutinas, autoridad y muchos límites. Y, precisamente, educar en libertad (que no el libertinaje) hace que el niño, desde muy pequeño aprenda a valorar y a responsabilizarse de sus actos, sin que tenga que venir nadie externo a marcarle las normas.

La educación es la llave para abrir la puerta de oro de la libertad.-George Washington Carver

Si en lugar de educar en la libertad, confundimos los términos y educamos en el libertinaje, irremediablemente, tendremos a seres humanos incívicos, que no atienden a ninguna norma externa ni respetarán la libertad de los demás, buscando, únicamente, satisfacer su propio placer y caprichos. Y ahí, sí que tendremos problemas a nivel conductual del niño y conflictos serios tanto con el resto de personas que conviven con el niño, ya sea dentro o fuera del aula.

La libertad es la voluntad de ser responsables con nosotros mismos.-Friedrich Nietzsche

Educar en la libertad no está mal, solo debemos entender –quizá antes de empezar- que la libertad tiene consecuencias –muchas veces naturales- como, por ejemplo, que si tratan mal un juguete, éste se romperá y no podrán volver a usarlo. Como veis, no hace falta que les retiremos el juguete. ¿Significa que romperán juguetes sin que hagamos nada? No, significa que iremos hablando con ellos, desde pequeños, explicándoles las consecuencias de sus actos y, si continúan con esa actitud, pronto comprobarán por sí mismos lo que les ocurre a sus juguetes.

Lo mismo ocurrirá cuando haya discusiones en el parque o en el colegio. No necesitan una silla de pensar, necesitan que les expliquemos que nadie quiere jugar con alguien que pega o trata mal. Porque esa es la realidad, a nadie le gusta que le hablen mal, con gritos, con zarandeos o que le peguen.

Quizá haciendo a los niños responsables de sus actos, desde pequeños, se darán cuenta, según se hacen mayores, que, como bien dijo Cervantes:

La libertad es uno de los más preciados dones que a los hombres dieran los cielos.-Cervantes

Valores como el respeto, la responsabilidad, la igualdad y la justicia, están presentes en la libertad. No funcionan por separado porque son valores que, unidos, es cuando más consiguen estar en auge. Si queremos un mundo mejor, debemos comenzarlo cuanto antes y nada mejor que empezar por tener valores positivos que nos lleven a todos de libertad, de justicia, de responsabilidad y de respeto mutuo para que las normas y los límites sean puestos de forma natural, sin miedo a que otros se la salten abusando de su posición o su libertad mal entendida.

Un abrazo y gracias por estar ahí

1 Response

  1. Pingback : ¿Eres una madre tóxica? - Educar en Calma

Comenta y comparte tu opinión

A %d blogueros les gusta esto: