699-06-88-31
educarencalma@gmail.com

Blog

10 Oct 2016

Día 8: Sáltate una norma, haz una excepción

/
Posted By
/
Comments1

Vamos con la segunda semana del reto #21diasdeeducarencalma y tengo que daros las gracias una y mil veces por la cantidad de personas que os vais uniendo a este reto y lo grandes que sois. ¡Gracias!

Normas y límites

La educación de nuestros hijos no puede consistir solamente en poner normas y límites. Tendremos que encontrar momentos en los que compartir experiencias, risas, juegos…

Así que hoy he pensado que el reto va a ir encaminado a saltarnos una norma que tengamos en casa: hoy no nos bañamos, cenamos en la mesa pequeña algo diferente (tipo pizza, en el sofá), tomamos algo poco o nada habitual en casa… ¡Ejemplos hay miles!

En nuestra casa, por ejemplo, no hay golosinas ni chuches, pero hoy, aunque sea lunes, disfrutaremos comiéndonos un trozo de chocolate negro o unos lacasitos que les encantan a mis hijos y no suelen comer salvo momentos puntuales -o que vayamos a casa de los abuelos y/o los tíos y les tengan alguna bolsita esperando-.

La vida está llena de normas y de límites. Algunos son importantes de cumplir, pero otros son meramente restrictivos. No tiene demasiada lógica.

Y no queremos hijos rígidos ante las normas. Queremos que tengan límites, pero con capacidad de ceder, así que mejor aprender desde pequeños que, a veces, podemos saltarnos, incluso, nuestras propias normas.

Mejor si aprender a autocontrolarse ellos mismos

Hay padres que consideran que es buenísimo que los niños tengan muchos límites y se pasan el día marcando a sus hijos con las cosas que pueden o no hacer.

Yo soy partidaria de tener pocas normas pero claras, con el fin de que mis hijos aprendan a autocontrolarse y autolimitarse ellos.

En mi casa, por ejemplo, el cuadro de pegatinas, estrellitas, premios y castigos no existe. A mí nadie me premia por hacer mi tarea o salir de casa con la cama recogida.

Prefiero que, a través del diálogo, los acuerdos y la convivencia normal del día a día todos veamos qué cosas son mejores para todos, con el fin de hacer una vida familiar más armoniosa.

Pero hoy os hablo de una norma un poco más “flexible” del tipo cenamos fuera, comemos algo “poco saludable”… Una norma que les diga a nuestros hijos que, a veces, es necesario hacer excepciones.

¿Qué se os ocurre a vosotros? En mi caso creo que no hay duda, los lacasitos caerán, pero un par para cada niño que luego vienen los empachos 😉

Os espero en el grupo de facebook para hablar de normas y límites y en instagram para ver cuál ha sido vuestra norma saltada.

Un abrazo y gracias por estar ahí,

Guardar

1 Response

  1. dacilmp

    Me temo que en mi casa faltan límites :_(
    Si contestan mal, no obedecen, no cumplen con sus tareas… Hay consecuencias… Pero hay mucha flexibilidad en cuanto a chuches, planes chulos, juegos en cualquier rincón de la casa, cenas especiales, pelis sorpresa… Como dice una amiga. Tienen tantos momentos especiales que han dejado de ser especiales…

Comenta y comparte tu opinión

A %d blogueros les gusta esto: