699-06-88-31
educarencalma@gmail.com

Blog

20 Oct 2016

Día 18: Acompáñalo en el momento difícil

/
Posted By
/
Comments0

Es un tema que he dejado casi para el final en este reto de #21diasdeeducarencalma y es que no siempre somos buenos acompañando a nuestros hijos en un momento difícil.

Gestión de las emociones

A veces, no llevamos bien que se rindan o se frustren ante la adversidad y cargamos contra ellos reproches del tipo “no te rindas” metiendo más presión de la que ya sienten.

La gestión de las emociones es algo que cuesta -incluso a nosotros los adultos- así que los niños, que están comenzando a vivir, ¡imagináos!

Pero tranquilos, todos nos frustramos, así que si en algún momento hoy ves que a tu hijo no le están saliendo las cosas como esperaba, mantén la calma.

Si necesita ayuda, te la pedirá.

Si necesita tiempo, regálaselo.

Estate presente, pero sin agobios.

Y, cuando esté preparado, volverá a la carga y seguro que consigue su propósito. Confía en él.

¿Y cuándo lo consiga? ¿Y si no lo consigue?

Si lo consigue, dale alguna palabra o gesto de aliento. No consiste en decir el típico “muy bien” vacío; sino en valorar el proceso más que el resultado, o en mostrar lo orgulloso que estás que de haya conseguido superar ese momento de crisis y no haya renunciado a conseguirlo.

Y si no lo consigue recuérdale que el error es maravilloso porque nos hace aprender.

Es una oportunidad de aprendizaje, así que siempre podemos sacar cosas positivas de una situación que, en principio, no nos guste mucho.

Por supuesto, no digas cosas como que “eso no tiene importancia”. Entiendo que cuando los adultos lo decimos nos referimos a que la vida adulta tiene cosas que sí son muy importantes porque de ellas dependerá el bienestar de nuestra economía y vida, por ejemplo, pero eso para los niños no es básico.

Tranquilos, tendrán tiempo de tener responsabilidades y problemas de adulto, pero ahora son niños. Les preocupa que se caiga su torre de madera, que no les salga el círculo perfecto para dibujarnos un sol o que pierdan siempre al parchís.

Dejemos que tengan sus “momentos difíciles” de niños, que aprendan a gestionar sus emociones, a levantarse y no rendirse… Y conseguiremos adultos que gestionen sus emociones, se levanten y no se rinden cuando se enfrentes a problemas de adulto.

¿Vosotros cómo acompañáis a vuestros hijos ante los momentos difíciles? Os espero en el grupo de Facebook y en Instagram para aprender y crecer con vosotros.

Un abrazo y gracias por estar ahí,

Guardar

Comenta y comparte tu opinión

A %d blogueros les gusta esto: